jueves, 27 de noviembre de 2014



CUENTO DE NAVIDAD:
El DÍA MÁS FELIZ DE MI VIDA


Érase  una vez,  donde todos los miembros del Reino del Universo eran muy felices, el planeta estaba llenos de amor y paz. Ellos celebraban el día de navidad como en cualquier otro planeta del firmamento, ya la tradición había trascendido las barreras del infinito.  El Reino Del Universo era un lugar muy lejano  en la galaxia pero los niños no jugaban con juguetes tradicionales, eran asediados  por las computadoras y juegos electrónicos. Un día el príncipe Arturo,  escuchó de su padre menciono una vez, que en el planeta Tierra los niños se divertían con sus juguetes tales y otros objetos interesantes, pero no  se jugaba juegos de video porque se  pusieron de moda los juegos tradicionales que jugaban nuestros antepasados.

Un día el  príncipe Arturo; pide permiso a su madre para viajar el universo estrellado y conocer el planeta tierra. La madre dice: ‘’Puedes ir hijo a explorar el universo y conocer el planeta Tierra, pero no llegues tarde, te quiero mucho hijo, regresa pronto”. El niño fascinado se montó en su nave interestelar y a la velocidad de la luz llegó al planeta Tierra. Observó a tres niños compartiendo en armonía con sus juguetes y él, se acercó  y les preguntó: ¿Amigos, puedo jugar con ustedes? Los niños dijeron: “Que ropa tan extraña, te has puesto en el día de hoy”. El niño dijo: “Yo soy Arturo, el príncipe real del Reino Del Universo”. Los niños asombrados se echan a reír. Arturo les preguntó: ¿Cómo se llaman ustedes, niños? Uno le dice: “Yo me llamo Juan y la niña dice: “Él es miguel y yo me llamo Zuleyka. Miguel dijo: “Ven  vamos a casa, para que veas las luces de navidad y nuestros juguetes nuevos”.  

 Arturo les muestra la nave a los niños dice: “Esta es mi nave en la que llegue, y ahora pdemos ser sus amigos”. Juan  dice: “Ya lo eres, desde que llegaste”. Miguel dice: “Vente vamos a cambiarte  de ropa”.  Arturo muy asombrado dice: “Que  castillo tan pequeño”. Zuleyka dice: “Este no es un castillo, está es la casa de mi mama, de mi hermano Miguel  y aquí vivimos y Juan  es nuestro vecino”.  El niño se cambió de ropa y se puso a jugar con los carros, los trenes, las bolas, las muñecas, las bicicletas  y todos los juguetes que uso en  la casa donde se pudo divertir con los niños, además jugó juegos de ronda y todo fue muy divertido como lo había imaginado.

En la tarde la madre de Zuleyka y Miguel, miró al niño y le preguntó: ¿Quién es ese niño que tiene la ropa de tu hermano? Zuleyka le susurró en el oído: “Es el  príncipe Arturo,  él vive en el Reino Del Universo.  La madre incrédula dijo: ‘Si como no”.  Se acercó al niño y  le preguntó: ¿Quieres probar la galletitas de la princesa Leía de Star War?  El niño le hizo un saludo reverencial y dijo: “Muchas gracias le acepto una galletita, pero ya me tengo que despedir, he pasado el día más feliz de mi vida con mis nuevos amigos y usted ha sido muy amable”.

El niño se cambió de ropa colocándose  la ropa de príncipe  y la madre muy sorprendida se quedó con la boca abierta y Zuleyka dijo: “Te lo dije mamá, el  príncipe viene del espacio”. Luego el niño buscó la nave espacial y regreso  a  despedirse  de los niños.  Al pasar por la ventana, la madre muy atónita se colocó  la mano en la boca. Arturo dijo: “Les dejo mi computadora, ya no me hace falta”. Los niños le entregaron sus juguetes que estaban debajo del árbol de la navidad: la bola, un carro y una muñeca, un tren y una bicicleta les dijeron que pases una feliz navidad, regresa pronto, te esperamos otra vez. El niño Arturo dijo: “Ahora tengo amigos nuevos y  mis juguetes de los cuales me hablo mi papá, podre jugar con ellos bajo el árbol del universo y las hermosas estrellas del firmamento, volveré pronto con mi mamá para que aprenda hacer la receta de las ricas galletitas  que me regaló tu mamá”.




Santos M. González   

Derechos reservados de autor   



sábado, 8 de noviembre de 2014






ENTRE COPAS Y VINO
                                        

Como gota de roció
vuelve la calma,
y el grifo  
de tus ojos se cierra,
y las lágrimas 
de tus ojos 
comienzan 
a retroceder.
El aire puro 
del campo 
se siente 
en tu sonrisa 
y me deja saber
que 
entre copas
y vino 
su cuerpos 
rozaría
con el mío,
abundando
las caricias 
y la noche  
tibia y larga
pretende 
tu boca 
para
probar 
tus besos
llenos de pasión 
y así
comienza 
la rúa 
del amor,
entre 
nosotros 
dos,
vistiéndose
de rojo
pasión
otra
vez..


Santos M. González
Derechos reservados de autor

















viernes, 7 de marzo de 2014

PERDIDO EN TUS OJOS






PERDIDO EN TUS OJOS


Cuando pienso en ti
la tarde se torna más oscura,
mis deseos más intensos
y tu corazón y el mío
se quedan suspendidos
de un hilo de amor.

Y desde que te conocí,
nuestra historia de amor es única,
en muchas ocasiones
me siento perdido en tus ojos,
en tu sonrisa y en la rosa
que adorna tu hermoso cabello…

Eres la musa de fuego
que entre sabanas de seda,
me enciendes sin tener
que entregar mis gritos
y mis ruegos.

Aterrizar  en la noche gris
en la autopista de
este loco amor
que siente ganas
en cada desvelo
por probarte en cada encuentro
porque de mirarme en el espejo
siento celos  de mi reflejo.


Mujer vives  en mi corazón,
en mi alma, en mi cuerpo
y esta  noche 
de tanto mirarte
volveré a estar
perdido en tus ojos
hechiceros… 


                                   Santos M. González- Puerto Rico
                                   Derechos reservados de autor

domingo, 19 de enero de 2014

CARTAS DE AMOR















CARTAS DE AMOR

Desde aquel fatídico día,
dejaste de escribir  
aquellas hermosas  cartas  de amor
duele, no encontrar un  mensajes,
después que decías amarme
y que nunca me dejarías.

La melancolía invadió mis tardes
cortando de raíz la  comunicación,
la guerra estalló y al servicio militar
me alisté para servir a mí país dignamente...
No tuve otra opción  desde las trincheras
los mensajes eran nulos
y la guerra no daba tregua.

La nostalgia  consumió mi corazón
cuando perdí toda esperanza,
mis noches han sido oscuras
y no concibo que alegres mi vida…

 Amor esto no es una despedida
pero el enemigo se aproxima,
nos hicieron una emboscada,
tal vez en la madrugada
no halla escapatoria
recuérdame, siempre viviré  en tu memoria.  


Nelly Eunice Rojas 
& Santos M. González
                                   Derechos reservados de autor

ENCUENTRO FURTIVO



                             



                                   ENCUENTRO FURTIVO


Llego la noche exaltada,
provocándome  bajo las estrellas.
Ven,  erízame  la piel,
lléname  de tu primavera.

Excítame  mujer
anhelo probar tu esencia,
enciéndeme con tu fuego
y con tu presencia.

Tómame en este instante
y aduéñate de mis encantos
como pétalos de rosa,
voy girando en tu  boca.

Vuelas como mariposa
alrededor de mi centro,
sofocándome con el roce de tus pechos
y hazme el amor  
cautelosamente en tu lecho.

Usurparé a la luna todos sus antojos
para plasmarlos en el lienzo de tu piel,
mientras escucho tus gemidos de placer.

Extasiados de amor,
embriagados con el sudor de nuestros cuerpo.
Ven, disfrutemos de nuestro encuentro furtivo
antes que salga el sol
y el roció cuente lo vivido.


María Elena Rodríguez- Venezuela
& Santos M. González – Puerto Rico


 

CORAZÓN DE HIELO I







CORAZÓN DE HIELO I

Un soldado tiene un gran deseo
y se apodero de su cuerpo con un  fuerte  picor
aunque sabía que le sucedía  
de seguro le toco el amor en su puerta.

Decidió tomar el riesgo
para elevar  hombría,
y conquistar a la mujer indicada
por supuesto, en esta loca aventura.

Y caminó por los montes y por la llanura,
para sucumbir en el arte del amatorio,
aunque después terminará
en la trinchera o en el  purgatorio
decide a si mismo: “No me voy a arrepentir”.

Grave error en ese ir y venir incontrolable
minutos después los pechos se fundieron,
en el  lienzo y hasta en el fuego,
 las miradas se confundieron
entre mordeduras y besos.

Todo era pan comido con mucho queso,
hasta que el soldado se durmió hasta  el amanecer
y se quedó plácidamente en la cama acurrucadito.

 Los sueños se congelaron a través del tiempo
dejando inerte y su alma vacía, 
contando en ves de ovejas,
 los besos que se  dieron.

El asombro fue tan grande
que las margaritas
con el frío  se marchitaron
y buscando contener sus calor
sintió en la cama escalofrío. 
.
Sus manos sintieron la frialdad
del corazón de hielo  de la mujer,
busco  rápido en el bolsillo de su pantalón  
y  la mujer desconocida se marchó
con el amor, con la billetera,  
con su dinero,
sin un triste adiós. 

Santos M. González

Derechos reservados de autor

ABIGAIL







ABIGAIL


Atormentada en un hueco obscuro
y su espíritu atrapado entre  paredes y muros
la dejaban desolada
y su ropa toda destrozada.

Abandonada a su suerte
 creo un mundo  desquiciado en su mente,
algunos decían que estaba loca
y sus fuerza luchar eran nulas, pocas.

Gritaba ser salvada
pero ni nadie la escuchaba
su mundo lleno de arañas
y una complejidad de musarañas,
ella estaba perdida en el tiempo
y atrapada en sus sentimientos.

La razón de su trastorno mental;
era un amor imposible que ella veneraba,
por la ventana de su cuarto lo miraba,
y cuando él se comprometió con su enamorada,
su mustia alma estaba  destrozada
y en su corazón guardo  silencio,
sintió rechazo y remordimiento
del amor que en su imaginación defendía,
acorralada dijo todo lo que sentía.

Las llamas  del infierno 
con sus lágrimas apagó
y el demonio por sus horrendos gritos 
en su caballo se marchó.

Santos M. González
Derechos de autor