lunes, 25 de mayo de 2015

TE QUIERO, TAL CUAL ERES...





TE QUIERO, TAL CUAL ERES...



Dice un viejo adagio:
‘’Que  lo que piensa una mujer celosa,
ni el diablo se lo imagina’’
por eso te quiero tal cual eres
celosa del amor que te entrego.
No cambies nada…
No cambies nunca
porque no quiero que lo hagas.

Me encanta tu cabello
largo y abundante,
azotas mi rostro cada vez que lo agitas
es tan rebelde como tu…  
y ni hablar de tus  ojos grandes
me hechizan  cada vez
que te miro
disimuladamente.


 No cambies nada
y no cambies nunca
porque el amor
que te entrego es único
es una mezcla
de todos mis presagio  
dentro de mi pecho
al despertar cada mañana
 de mis sueños de amor,
 por ti…


Santos  M. González
Derechos reservados de autor




sábado, 23 de mayo de 2015









ARRITMIA CARDÍACA



Ella fue el detonante perfecto
para que su corazón bombeara
 a mil millas por hora.
El amor creció entre los dos 
como la espuma.
Desde ahí comenzó
el  sentimiento más puro
en la faz de la tierra.

Ella jamás se dio cuenta
que  el hombre se perdió  sin remedio
en sus brazos
y que su amor era el astro
que alumbraba su vida.

La exquisitez  en el trato
que él recibió en su alma
le dejó una  hermosas impresión,
 imborrable en su memoria.

Y  la historia del amor,
se fue tan pronto como llegó…
se marchó un día antes que llegara el alba 
y sin avisar,
no dejó rastros de sus  huellas
en la piel fosilizada
de su amado.

Entonces  el cuerpo del hombre
comenzó a sentir nostalgia
y la salud se empezó a deteriorarse lentamente,
al  padecer de  irregularidades 
en las contracciones del corazón.

Al poco tiempo  su alma estalló
 en mil pedazos
por tanta nostalgia
y sus restos se esparcieron
en la esencia de sus recuerdos…

por la falta del amor. 


Santos  M. González
Derechos reservados de autor







PALABRAS DEL SILENCIO



Estuve  pensándote  toda la noche
y recordaba cómo me mirabas.
fijamente a los ojos.
El ardor de mi boca deseaba besarte
y el fuego de tus brazos
deseaban abrazarte,
pero el impulso se quedó estático.

Las miradas afloran  nuevamente con
sentimiento encontrados
y el amor halló un lugar  para resguardarse,
mientras el panorama era el ideal
para lanzarse al mar la red
y lograr la pesca.

La caña de pescar nunca fue lanzada,
tampoco la red fue tirada al océano  
y la sirena abandonó el lugar
escondiendo sus deseos
en medio de una lluvia enervante
 en sus enormes ojos…

La miranda disimulada en la distancia
Buscaban la fuerza de su amor,
dejando escapar las palabras del silencio,
y simplemente mi corazón
recibió la estocada del amor,
con un simple adiós.

Entonces comprendí  que ya era tarde
para expresare con palabras mi sentir
                                 y  los bello recuerdo entraron
en mis pensamientos rápidamente,
quedando desamparado  el amor
y esa  hermosa tarde de verano…
se tornó gris de repente.

Santos M. González
Derechos reservados de autor







 EMBOSCADA IRREMEDIABLE


Pernocte bajo la luz de la luna
imaginándote  cómo eres en realidad,
aunque  el albor renace sobre tu esencia,
mostrando la gran belleza  de tu rostro
que te delata cuando te miras en el riachuelo
dejando mi corazón atónito
de la emoción.
Emboscada irremediable del alma
que agita mi sentir con tu mirada,
embaucando mis besos cautivos
en celdas de acero haciéndome prisionero
de tu boca enamorada
y como un valiente príncipe que libera
a su princesa en la torre
más alta del castillo,
así es nuestro amor  eterno
que libera sentimientos encontrados;
y hoy es el momento propicio
para tenerme  en tus brazos
por siempre.


Santos M. González
Derechos reservados de autor

viernes, 22 de mayo de 2015

TE EXTRAÑO










TE EXTRAÑO


¡Ay, amor de mi vida!
como te extraño.
Si han pasado muchos meses
desde la última vez
 que nos vimos en mi apartamento.

Mis deseos son intensos
y el mar que me baña
 se ha quedado seco
con tu larga ausencia.

Bríndame un poco de luz
en esta intensa oscuridad,
y ámame como nunca
porque muero sin tu calor…


 Santos M. González
Derechos reservados de autor

jueves, 27 de noviembre de 2014



CUENTO DE NAVIDAD:
El DÍA MÁS FELIZ DE MI VIDA


Érase  una vez,  donde todos los miembros del Reino del Universo eran muy felices, el planeta estaba llenos de amor y paz. Ellos celebraban el día de navidad como en cualquier otro planeta del firmamento, ya la tradición había trascendido las barreras del infinito.  El Reino Del Universo era un lugar muy lejano  en la galaxia pero los niños no jugaban con juguetes tradicionales, eran asediados  por las computadoras y juegos electrónicos. Un día el príncipe Arturo,  escuchó de su padre menciono una vez, que en el planeta Tierra los niños se divertían con sus juguetes tales y otros objetos interesantes, pero no  se jugaba juegos de video porque se  pusieron de moda los juegos tradicionales que jugaban nuestros antepasados.

Un día el  príncipe Arturo; pide permiso a su madre para viajar el universo estrellado y conocer el planeta tierra. La madre dice: ‘’Puedes ir hijo a explorar el universo y conocer el planeta Tierra, pero no llegues tarde, te quiero mucho hijo, regresa pronto”. El niño fascinado se montó en su nave interestelar y a la velocidad de la luz llegó al planeta Tierra. Observó a tres niños compartiendo en armonía con sus juguetes y él, se acercó  y les preguntó: ¿Amigos, puedo jugar con ustedes? Los niños dijeron: “Que ropa tan extraña, te has puesto en el día de hoy”. El niño dijo: “Yo soy Arturo, el príncipe real del Reino Del Universo”. Los niños asombrados se echan a reír. Arturo les preguntó: ¿Cómo se llaman ustedes, niños? Uno le dice: “Yo me llamo Juan y la niña dice: “Él es miguel y yo me llamo Zuleyka. Miguel dijo: “Ven  vamos a casa, para que veas las luces de navidad y nuestros juguetes nuevos”.  

 Arturo les muestra la nave a los niños dice: “Esta es mi nave en la que llegue, y ahora pdemos ser sus amigos”. Juan  dice: “Ya lo eres, desde que llegaste”. Miguel dice: “Vente vamos a cambiarte  de ropa”.  Arturo muy asombrado dice: “Que  castillo tan pequeño”. Zuleyka dice: “Este no es un castillo, está es la casa de mi mama, de mi hermano Miguel  y aquí vivimos y Juan  es nuestro vecino”.  El niño se cambió de ropa y se puso a jugar con los carros, los trenes, las bolas, las muñecas, las bicicletas  y todos los juguetes que uso en  la casa donde se pudo divertir con los niños, además jugó juegos de ronda y todo fue muy divertido como lo había imaginado.

En la tarde la madre de Zuleyka y Miguel, miró al niño y le preguntó: ¿Quién es ese niño que tiene la ropa de tu hermano? Zuleyka le susurró en el oído: “Es el  príncipe Arturo,  él vive en el Reino Del Universo.  La madre incrédula dijo: ‘Si como no”.  Se acercó al niño y  le preguntó: ¿Quieres probar la galletitas de la princesa Leía de Star War?  El niño le hizo un saludo reverencial y dijo: “Muchas gracias le acepto una galletita, pero ya me tengo que despedir, he pasado el día más feliz de mi vida con mis nuevos amigos y usted ha sido muy amable”.

El niño se cambió de ropa colocándose  la ropa de príncipe  y la madre muy sorprendida se quedó con la boca abierta y Zuleyka dijo: “Te lo dije mamá, el  príncipe viene del espacio”. Luego el niño buscó la nave espacial y regreso  a  despedirse  de los niños.  Al pasar por la ventana, la madre muy atónita se colocó  la mano en la boca. Arturo dijo: “Les dejo mi computadora, ya no me hace falta”. Los niños le entregaron sus juguetes que estaban debajo del árbol de la navidad: la bola, un carro y una muñeca, un tren y una bicicleta les dijeron que pases una feliz navidad, regresa pronto, te esperamos otra vez. El niño Arturo dijo: “Ahora tengo amigos nuevos y  mis juguetes de los cuales me hablo mi papá, podre jugar con ellos bajo el árbol del universo y las hermosas estrellas del firmamento, volveré pronto con mi mamá para que aprenda hacer la receta de las ricas galletitas  que me regaló tu mamá”.




Santos M. González   

Derechos reservados de autor   



sábado, 8 de noviembre de 2014






ENTRE COPAS Y VINO
                                        

Como gota de roció
vuelve la calma,
y el grifo  
de tus ojos se cierra,
y las lágrimas 
de tus ojos 
comienzan 
a retroceder.
El aire puro 
del campo 
se siente 
en tu sonrisa 
y me deja saber
que 
entre copas
y vino 
su cuerpos 
rozaría
con el mío,
abundando
las caricias 
y la noche  
tibia y larga
pretende 
tu boca 
para
probar 
tus besos
llenos de pasión 
y así
comienza 
la rúa 
del amor,
entre 
nosotros 
dos,
vistiéndose
de rojo
pasión
otra
vez..


Santos M. González
Derechos reservados de autor